El icónico auto llega este 2019 con más potencia y mayor velocidad, haciendo de esta octava generación la más emocionante hasta ahora.

El Porsche 911, modelo icónico de la marca, ha recibido más adaptaciones que cambios durante siete generaciones, manteniendo las características favoritas intactas para los aficionados de la Porsche. Sin embargo, este año el nuevo modelo parece dar un salto hacia el futuro, con elementos como el motor turbo de gasolina de seis cilindros, mucho más potentes que los anteriores.

No es de sorprender que se convirtiera en una de las mayores atracciones la semana de motor show en Los Ángeles: con un aumento de 45 mm de anchura y unos pasos de rueda más anchos. El Porsche 911 cuenta con un aspecto mucho más imponente, un capó de caída más pronunciada y nuevos tiradores en la carrocería que definen su silueta.

Los cambios del 911 apenas se aprecian externamente pues la marca prefiere que el desempeño y tecnología hablen antes que el diseño.

Tanto el Carrera S y el 4S ya están disponibles bajo pedido y será en marzo que la icónica máquina llegue a manos de sus afortunados dueños, quienes tendrán el lujo de descubrir la nueva y mejorada versión del 911, que hace competencia a sus mayores rivales de dos puertas. Con mayor potencia que sus predecesores y hasta ocho velocidades estándar, su increíble agilidad y estabilidad son perfectas para alcanza velocidades alucinantes. De 0-100 km/h en 3.7 segundos el Carrera S y en 3.6 el Carrera 4S. Además, con el paquete opcional Sport Chrono, puede mejorar en 0.2 segundos adicionales.

Acompañando la revolución del exterior, se ha mantenido el diseño clásico de los interiores 911, elegante y sofisticado, añadiéndole un toque minimalista. Con una carga tecnológica completamente nueva para el modelo, el sistema de conectividad Porsche Connect Plus nos introduce a programas como el modo Wet, que detecta agua en el pavimento y se adapta para aumentar la seguridad del conductor, o el Night Vision Assist, provisto de una cámara térmica.

Aunque la evolución de diseño, confiabilidad y desempeño han sabido conservar la icónica silueta del Porsche 911, el cambio generacional es bienvenido entre los aficionado de la marca. El salto digital, así como la posibilidad de ver un 911 híbrido o eléctrico, demuestran que aunque la Porsche respeta los clásicos del pasado, están listos para lanzarse al futuro con más potencia que nunca.