Por segunda ocasión sus descomunales obras han tocado tierras mexicanas colocando los ojos del mundo en Tulum, no solo como un lujoso y atractivo destino turístico, sino como un lugar ávido de arte y cultura.

Las piezas artísticas de Daniel Popper impactan y sobrecogen. De manera inevitable, su cercanía transporta al observador a un mundo fantástico de majestuosas dimensiones, en el que la percepción humana se vuelve ínfima en relación con su entorno.

La pieza “Ven a la Luz” exhibida en el Art With Me de Tulum, simboliza la profunda conexión con la naturaleza y nosotros mismos.

Las espectaculares instalaciones transfieren a nuestra realidad seres míticos, deidades que, como el legendario golem, amenazan con cobrar vida de un momento a otro, como guardianes de un entorno natural amenazado por la modernidad. Las colosales obras han otorgado al autor sudafricano fama y presencia en festivales de música electrónica de talla mundial como el Boom Festival en Portugal, el Rainbow Serpent en Australia, el Electric Forest en Estados Unidos, el Afrikaburn en el Tankwa Karoo de Sudáfrica y, recientemente, en el Art With Me en Tulum, México.

Daniel Popper irrumpe en los espacios públicos, logrando una interacción directa con su audiencia al poner las obras al alcance de su mano. En ellas, la misma asistencia hace suya la instalación, volviéndose de manera casi involuntaria, parte de la misma. Su arte es tangible y palpable.

popper3

Parte primordial de sus creaciones es la facilidad para ser desmontadas, almacenadas y vueltas a instalar para su posterior exhibición; o bien, su efimeridad como parte de la obra, al ser realizadas en materiales inflamables. Ha sido su cualidad para, a pesar de sus dimensiones, volverse entrañable y generar emociones en quien lo contempla la que ha hecho que el artista sea contratado por diversas empresas para la promoción de sus marcas, innovando así en un terreno donde el arte, la escultura y la mercadotecnia coinciden de forma armónica.

En el 2010 creó para la Fifacatorce marionetas gigantes que lograron captar la atención y robar el aliento de miles de fanáticos en los parques oficiales del torneo en su país natal.

Un año más tarde, como parte de un proyecto organizado por Siemens, Popper llevó a cabo la construcción de un árbol Baobab de tamaño natural para representar su compromiso con la energía renovable. La estructura fue construida con madera reutilizada proveniente de pallets y la energía para su iluminación generada a través de diecisiete bicicletas que alimentaron más de 6,000 LEDs. Impresionante. El proyecto ganó el premio Lourie de Bronce en 2012 en la categoría de Mejor Exposición, Experiencia de Marca o Evento Creativo Internacional.

popper4

En un segundo proyecto para Siemens, creó una escultura para la Escuela de Ciencia y Tecnología Nelson Mandela. Esta obra de catorce metros de altura y fabricada en acero galvanizado, se proyectó como un árbol de la sabiduría y es una instalación permanente que se ha vuelto un fragmento de la cotidianidad de la escuela.

A lo largo de su prolífica carrera, la colaboración con otros genios creativos ha estado presente de manera regular, dando pie a un crecimiento y a una mejora constante por medio de iluminación, intervención o video mapping, dando como resultado alucinantes efectos utilizados primordialmente en festivales musicales, en los que la asistencia aclama con entusiasmo y aprobación.

popper8

A la par de sus creaciones individuales, Daniel ha creado Pop Productions, compañía que se encarga del diseño creativo de conceptos, planeación y fabricación de decoraciones, publicidad innovadora, diseño de interiores y fabricación de escenarios. Con ella ha tenido presencia en delirantes fiestas de la magnitud de El Row o activando marcas como Baby Soft.

Las expectativas generadas por el sudafricano y sus majestuosas obras son tan grandes como su talento y creatividad; la probabilidad de ver más de su mágico arte queda latente y en espera de futuras presentaciones.