Sorprendente revolución de tecnología tourbillon multi-ejes con su prestigioso Master Grande Tradition más reciente.

No cabe duda de que, cuando se trata de hablar de relojes, pocos se comparen a la casa relojera Jaeger-LeCoultre. Sus modelos destacan por su elegancia y complejidad. La casa inglesa ha sido siempre una de las favoritas por los conocedores de la tecnología relojera. Un verdadero símbolo de la excelencia y el savoir-faire inglés.

Su modelo más reciente, el Master Grande Tradition Gyrotourbillon Westminster Perpétuel confirma nuestra predilección, llevando aún más lejos el arte del tourbillon multi-ejes. Este último Master tiene una tolerancia de error casi nula. Además han conseguido miniaturización del Gyrotourbillon que denota la fortaleza relojera de la marca.

El reloj está disponible en una edición limitada de solo 18 piezas que adornarán las muñecas de otros tantos afortunados.

Reflejo de 186 años de experiencia relojera, el diseño es fascinante tanto en estética como en tecnología. La precisión que reside en el corazón del modelo se acompaña de la famosa melodía de Westminster. Un clásico más allá del nuevo modelo. El Gyrotourbillon Master Grande Tradition Westminster Perpétuel utiliza cuatro juegos de timbres y martillos para reproducir el carrillón de Westminster. La melodía está compuesta por cuatro notas que indica los cuartos de hora cuando se activa la repetición de minutos.

En los últimos años, Jaeger-LeCoultre había permanecido discretamente silencioso en una escena de la industria del reloj ultra compleja. Sin embargo, cada pieza que conforma el increíble nuevo modelo aparece anunciarnos que ha llegado una nueva etapa en el mundo de la Haute Horlogerie. Y, sin sorprendernos, es Westminster quien lleva la delantera.