Una nueva promesa mexicana, Indra Carrillo, se lleva una estrella Michelín por su trabajo en La Condesa, restaurante parisino de gastronomía internacional.

Una de las promesas gastronómicas del año, Indra Carrillo demuestra una vez más que la alta cocina mexicana continúa en el camino hacia el triunfo internacional. Con uno de los máximos reconocimientos que premian la excelencia del sector, el chef mexicano ha posicionado el restaurante La Condesa como uno de los mejores en París y en el mundo tras aparecer en la Guía Michelín 2019.

A su proceso creativo se añade una mezcla de técnicas tradicionales, influencias de todo el mundo y sus propias experiencias, para un menú inolvidable.

Mexicano originario de Cancún, los 312 años de Carrillo han sido marcados por una trayectoria exitosa en el mundo culinario. Su cocina representa el espíritu viajero que le ha llevado a diferentes rincones del mundo desde que dejó su país natal para estudiar el arte de cocinar en el Institut Paul Bocuse, escuela francesa de renombre internacional.

Desde entonces, más de 10 años de experiencia en el mundo culinario le han llevado a obtener reconocimientos como el Young Chef Award por la Guía culinaria Gault&Millau, así como Best New Chef y Revelation de la Guía culinaria Pudlowski 2018.

condesa4

Trabajando en algunos de los mejores restaurantes del mundo, como Pujolen México, Ginza Kojyu en Tokio, The Ritz en Londres y Le Bristol en París, el chef mexicano se ha dedicado a consolidar una carrera marcada por el aprendizaje y la adaptación de diferentes conocimientos y culturas. Así, un platillo de Carrillo puede utilizar técnicas refinadas de la cocina francesa, y sorprendernos con ingredientes de todo el mundo, sabores que el chef ha sabido combinar gracias a esa fusión de experiencias.

Este reconocimiento es el resultado de años de esfuerzo y dedicación en el que la inspiración llegó de elementos inesperados.

Aunque la cocina del joven chef nos invita a descubrir el mundo, el restaurante nos lleva directamente a las raíces del mexicano. La Condesa es, además de distrito de la Ciudad de México, la realización del sueño de un talentoso muchacho. Para este chef trotamundos, abrir su propio restaurante en el corazón de París es la culminación de un propósito que nació en su juventud en el barrio de La Condesa, donde creció y descubrió su amor por la gastronomía. Brillante y curioso, Carrillo aprendió a cocinar de los grandes chefs europeos, y es todo un orgullo nacional que su restaurante, reconocimiento de esa herencia, haya recibido la estrella Michelín con sólo 16 meses de apertura.

condesa2

Por supuesto, el talentoso chef es consciente de que no es un simple regalo, sino el resultado de años de esfuerzo y dedicación.Como él mismo relata, «Cuando mis compañeros de la escuela de artes culinarias salían de fiesta en Lyon, yo me iba bañadito y peinado a trabajar a la panadería de madrugada.Era feliz.» Sin duda, una vida orientada hacia el placer de cocinar y especialmente el deseo de compartir esa pasión con otros es lo que ha destacado a La Condesa entre todos los restaurantes del mundo.

Con el comienzo de un nuevo capítulo de su vida, Carrillo es libre de llevar su cocina hacia donde le plaza, y el chef mexicano no tiene reparos. Sin un modelo fijo de creación, la inspiración le llega de los elementos menos esperados; no hay duda de que apenas hemos descubierto la superficie de lo que será un menú emocionante, sorprendente e innovador.