Libertad de movimientos, disponibilidad de horarios y, sobre todo, ahorro de tiempo. Resulta un lujo desplazarse por los aires a demanda. Los taxis aéreos llegan para quedarse.

roads1

Lo que hace años era considerado parte de la ficción, hoy ya es parte de la realidad en muchas ciudades del mundo. Ofreciendo una solución al desmedido tráfico urbano, los taxis aéreos son el proyecto en el que invierten sus horas empresas de prestigio.

Ingolstadt, la ciudad natal de la marca alemana de lujo automovilístico Audi, ha comenzado acciones en conjunto con la compañía para ser pionera en el ámbito de los vehículos voladores de este tipo en el continente europeo. Con la firma de una carta que busca el permiso para iniciar pruebas en este terreno, hace poco más de un año Audi y Airbus; presentaron el prototipo automatizado con movilidad horizontal y vertical Pop Up Next; esto con miras a facilitar y agilizar el transporte de personas en las grandes ciudades, poniendo fin a los crecientes problemas ocasionados por el excesivo tráfico.

Hollywood nos ha acercado a la idea de viajar por los aires en vehículos individuales. Locura cada vez más cerca.

En esta moderna carrera hacia el futuro, Alemania no se encuentra sola. Empresarios, gobiernos y emprendedores de todo el mundo se están uniendo esfuerzos para mantenerse a la vanguardia en el trayecto hacia los cielos. Empresas de aviación de gran renombre se han sumado a esta competencia; Boeingincuso ha lanzado una convocatoria de nombre GoFly en la que reúne proyectos de diseños para vehículos voladores personales cuya condición esencial será la capacidad de despegar de una manera vertical, o casi vertical, y poder transportar sin contratiempos a alguien a través de por lo menos 32 kms sin necesidad de aterrizar. En su primera etapa Boeing, por medio de GoFly, ha hecho entrega de veinte mil dólares a un total de diez equipos provenientes de varios países. Su misión: convertir en realidad las mejores ideas tocantes al tema de los vehículos voladores personales. La competencia otorgará a sus creadores la cifra de dos millones de dólares, así como los derechos de propiedad intelectual sobre sus creaciones.

Por otro lado, en Singapur también se preparan para comenzar la conquista de los aires previniendo empezar los vuelos de prueba en el segundo semestre de este año. Las pruebas van enfocadas a la capacidad de los vehículos para interactuar en un entorno urbano. La compañía a cargo de dichas pruebas es la alemana Volocopter, y ha realizado pruebas en Dubai, con y sin pasajeros en su interior. Singapur es un socio lógico en sus esfuerzos por cumplir sus objetivos al ser una ciudad pionera en la ciencia y con un desarrollo tecnológico que garantiza el éxito. En el 2016, fue el primer país en poner a prueba taxis sin un conductor humano; dos años después hizo públicas sus intenciones para implementar el mismo concepto a autobuses para el 2020. Aunque visualmente el prototipo de Volocopter es similar a un helicóptero, su tecnología se asemeja más a un drone, permitiendo ser operado desde tierra o por un piloto a bordo. Sus pruebas han durado solamente 53 segundos, aunque esto es ya considerado un gran logro en la investigación de este medio de transporte.

Uber también incursiona en la lucha por el dominio del transporte por medios aéreos con su servicio de Uber Elevate, el que se presenta como un producto de viajes compartidos de aviación urbana, aunque no se haya materializado más allá de un mero proyecto. La compañía ha proyectado un inicio de funciones para el año 2020, en lugar del 2023, año para el que originalmente se había planeado el lanzamiento de dicho servicio.

Aunque los viajes de Voom no contemplan el área turística, no se descarta que eventualmente estos pierdan el carácter utilitario.

Los retos no solamente implican la introducción de un servicio que es poco común en la actualidad, sino lograr que la gente confíe plenamente en vehículos que carecen de pilotos humanos. México no se queda atrás en cuanto a transporte aéreo urbano se refiere. Las necesidades de una gran urbe con exceso de tráfico, como lo es la capital metropolitana, actualmente cuentan con respuestas como Voom, una aplicación con experiencias de viaje cómodas y fluidas mediante el uso de helicópteros. La flotilla Voom consta de seis vehículos y hace apenas tres meses tuvo lugar su primer viaje en territorio mexicano. A finales del año pasado, más de mil personas habían ocupado ya sus servicios, signo innegable de la alta demanda por satisfacer.